Martes Santo 2010

E-mail Imprimir PDF

MARTES SANTO

Vinieras dulcemente por el mar
-¡oh Jesús rescatado del infiel!-
con collares de algas y de perlas
adornando la tarde de tu piel.

Te trajo maniatado
el oleaje de tierra bereber;
en tus ojos los soles de Judea
y la sangre más dulce por tu sien.

¡Martes santo o quién te viera,
Señor, y quién te ve,
tan herido de espinas y de látigos
en los campos criptanos de la mies!

Dejadme que le acerque mi escudilla
¡Dejadme que sosiegue hoy su sed!



José Aureliano de la Guía

 

¿Dónde prefieres ver las procesiones de Semana Santa?